FANDOM


Para otros usos de este término, véase Mujer Maravilla (desambiguación)

Este artículo o sección está incompleta
Este artículo o sección cuenta con la información fundamental pero aún se encuentra incompleta. Edita este artículo completando la información que falte.

"Soy Diana de Themyscira. Hija de Hipólita, reina de las amazonas. En nombre de todo lo bueno, tu ira por este mundo termina."
―Diana Prince a Erich Ludendorff[fnt.]

Diana Prince es una princesa Amazónica, hija de Zeus y la Reina Hipólita, que se desempeña como una emisora y embajadora de Themyscira que se encarga de llevar la paz al mundo exterior. Ella fue creada como la Mata Dioses, el arma definitiva para eliminar a Ares, sin embargo, Hipólita le ocultó su verdadero origen por mucho tiempo. Ella eventualmente dejó Themyscira para ayudar a los aliados en la Primera Guerra Mundial como la Mujer Maravilla, uniéndose a los Hombres Maravilla junto a Steven Trevor, derrotando a Erich Ludendorff, Isabelle Maru y eliminando al mismo Ares con su poder.

Como la pérdida de Trevor la dejó marcada, Diana se distanció de la humanidad durante un siglo, pero los seguiría protegiendo cuando era necesario de manera cautelosa y en secreto. Ella consiguió trabajo como conservadora en el Museo de Louvre, aunque luego viajó a Metrópolis para eliminar evidencias de Lex Luthor que ponían en riesgo su identidad como ser inmortal. Cuando Doomsday hizo su aparición, se alió con Bruce Wayne y Clark Kent para vencerlo, lo que resultó en el sacrificio de este último para eliminar a la criatura, impulsando a Bruce y Diana a formar la Liga de la Justicia en su honor.

Cuando Steppenwolf comenzó su invasión a la Tierra, Diana se apresuró en ayudar a Bruce a reclutar a Barry Allen, Arthur Curry y Victor Stone. Sin embargo, como el equipo unido no era suficiente para derrotarlo, la Liga revivió a Clark Kent. El equipo se reunió para confrontar a Steppenwolf en Rusia, resultando en la victoria de ellos. Diana y Bruce más adelante organizaron planes para el futuro de la Liga.

Biografía

Vida temprana

Diana Prince nació aproximadamente en 1216 en la recién creada isla de Themyscira como la hija del Dios Olímpico, Zeus, y de la reina de las Amazonas, Hipólita, quien le contaba historias, desde el origen de su especie hasta la traición de Ares. Como única niña en toda la isla, era más difícil para ella disfrutar de más actividades infantiles. Para lo cual, pronto se interesó activamente en el entrenamiento de combate amazónico, incluso con el severo rechazo de su madre. A pesar de esto, Antiope, sabiendo la verdadera naturaleza de los antecedentes de Diana, comenzó a entrenar a la joven princesa en secreto.

Eventualmente, este engaño fue descubierto por Hipólita. Aunque inicialmente estaba muy enfadada por desafiar su decisión, Antiope fue capaz de razonar con su reina, haciéndole aceptar el peligro potencial que vendría algún día. Para lo cual, Diana pronto comenzó el entrenamiento extenso en todas las artes diversas de las Amazonas, con la meta dada por su madre para convertirse en la más fuerte de su gente y con el tiempo se convirtió en una experta.

Durante una de sus sesiones de entrenamiento más severas, Antiope luchó contra Diana con todas sus fuerzas, sin piedad. Cuando Diana comenzó a ser presionada, por defensa instintiva, bloqueó el ataque con ambos brazos. Esto resultó en desencadenar una poderosa onda de choque con sus brazaletes, derribando a Antiope y dejando a todos allí, incluyendo a la propia Diana, en completo shock.[1]

Primera Guerra Mundial

Conociendo a Steven Trevor

"Eres un hombre."
"Si, bueno... ¿qué no lo parezco?"
―Diana Prince y Steven Trevor[fnt.]

Una sorprendida Diana se dirigió a la costa de Themyscira, cuando inesperadamente presenció un avión que se elevaba por el cielo, antes de estrellarse en la cercana bahía fuera de Themyscira, cerca del acantilado en el que estaba. Ella saltó por el océano y rescató al piloto, sólo para descubrir a un soldado humano llamado Steven Trevor acostado inconscientemente en la playa. Ella se acercó a él cuando despertó, preguntándole si era un hombre, como Diana nunca había visto uno en su vida. Confundido, Steven afirmó que lo era, preguntando retóricamente si no parecía uno.

De repente, fueron atacados por el Imperio Alemán, que localizaron a Steven hasta allí. En ese momento las Amazonas aparecieron para hacerles frente montadas en sus caballos, con Diana también luchando contra los invasores hasta ver caer a Antiope. Una vez concluido el combate, Diana escuchó a Antiope decirle que usara la Mata Dioses con el fin de acabar con Ares, antes de morir. El asesino de Antiope sería derribado rápidamente por Steven.[1]

Interrogando a Steven Trevor

"Lindo atuendo."
"Ah, gracias. Ahora, te mostraré cómo salir de la isla y tú me llevarás con Ares."
"Hecho."
Steven Trevor y Diana Prince[fnt.]

Poco después, las Amazonas interrogaron a Steven, estas usaron el Lazo de la verdad para forzarlo a decirles lo que ocurría, Steven les contó que como espía estaba en una base del Imperio Otomano, donde logró robar un libro que contenía la investigación toxicológica gaseosa de la Doctora Veneno. El libro detallaba una nueva forma más mortal de gas mostaza que podría aniquilar a las Potencias Aliadas y ganar la guerra por el Imperio Alemán. Steven robó un avión para escapar, sin embargo, había sido derribado en mar abierto, encontrando Themyscira.

Con Steven recuperándose, Diana lo visitó y habló con él, viendo que tenía un reloj que le entregó su padre hace tiempo. Ella lo convenció de ayudarle a escapar con tal de llevarlo con Ares y matarlo para acabar con la guerra. Antes de abandonar la isla, esta tomó la espada Mata Dioses y se preparó para huir en un bote con Steven. De repente, fue descubierta por Hipólita, quien sabiendo que no podría detenerla, le permitió irse, aunque le advirtió que las personas no la merecían a ella.[1]

Experiencia en Londres

"Buenos días. Tuvimos suerte de que nos remolcaran, hicimos un buen tiempo. Bienvenida a Londres."
"Es horrendo."
"Sí, no es para todo el mundo."
Steven Trevor y Diana Prince[fnt.]

Diana dejó Themyscira con Steven Trevor para dirigirse al Reino Unido, decidida a ayudar a las Potencias Aliadas a ganar la Primera Guerra Mundial. Allí se hizo amiga de la secretaria de Trevor, Etta Candy. Steven, Diana y Etta fueron a comprar ropa para que Diana se viera menos llamativa. En el camino se enfrentaron a los espías alemanes que trataban de recuperar el libro que Steven tomó. Ella bloqueó una bala que estaba a punto de acabar con Steven, y venció sin esfuerzo a los espías, aunque intentó obtener respuestas de uno de ellos, esta lo vio morir al ingerir una píldora de cianuro.[1]

Formando un equipo

"¿Estos son los refuerzos?"
"Sí."
"¿Al menos son buenos hombres?"
"Uh, relativamente."
―Diana Prince y Steven Trevor[fnt.]

Diana fue con Steven a entregar el libro a sus superiores, y se presentó a Sir Patrick Morgan en el proceso. Como todos no podían leer las notas, Diana lo tradujo, revelando que los alemanes planeaban lanzar el gas mortal en el frente de guerra. Aunque fue prohibido por sus comandantes para actuar, Steven, con los fondos secretos de Sir Patrick, decidieron reclutar gente que les ayude a prevenir que el gas fuera liberado. En eso, Diana escuchó una conversación de Steven con uno de los superiores, que rebajó la vida de los soldados como algo menos valioso que la suya, lo que hizo que enloqueciera y lo considerara un cobarde, antes de salir.

Diana y Steven decidieron ir al frente para luchar contra los alemanes y detener a Ares mientras iban a una taberna local para contratar a dos de los amigos de Steven - Sameer y Charlie. Ella salvó la vida de Charlie cuando fue sostenido a punta de pistola por un tipo que lo golpeó antes en el mismo bar, arrojándolo lejos de ellos. El grupo viajó a Bélgica, donde Diana probó el helado por primera vez, ella vio a los soldados que habían fijado un campo sufriendo por la lucha con otro amigo de Steven conocido como "Jefe".[1]

Luchando en Bélgica

"¿Y entonces no haremos nada?"
"No, ya estamos haciendo algo, en serio, solo... no podemos salvar a todos en ésta guerra. No es lo que vinimos a hacer."
"No, pero es lo que yo voy a hacer."
―Diana Prince y Steven Trevor[fnt.]

Al día siguiente, van a a la Tierra de nadie, donde Diana vio que las personas que vivían en las aldeas también estaban sufriendo. Tras esto, decidió ir a luchar, poniéndose su armadura y bloqueando las balas con sus brazaletes y su escudo con la ayuda del equipo de Steven Trevor.

Ella peleó contra un grupo de soldados alemanes en un almacén mientras el resto del equipo de Steven Trevor luchaban contra más alemanes que estaban invadiendo el pueblo. Los ciudadanos de esa ciudad vieron a Diana como una heroína. En honor a la Mujer Maravilla y el valor del equipo de Steven Trevor, se les tomó a ellos una fotografía.

A continuación, vio a Steven en el teléfono con Sir Patrick Morgan, y de repente decidió que el general Ludendorff era realmente Ares, más tarde Steven y Diana bailaron, aceptaron finalmente que tenían sentimientos el uno por el otro y se besaron, después de lo cual pasaron la noche juntos.[1]

Infiltración en la gala de Ludendorff

"Solo uno de esos muchos dioses creía eso, y estaba en un error."
"No sabes nada de los dioses. Disfruta los fuegos artificiales."
―Diana Prince y Erich Ludendorff[fnt.]

A la mañana siguiente optaron por infiltrarse en la gala de Ludendorff para aprender más sobre el arma que él y la Doctora Veneno estaban creando y cómo detenerla. Steven entró, dejando al resto del equipo a la espera, para gran disgusto de Diana. Dispuesta a ingresar también, esta le robó un vestido a una invitada, después bailó con Ludendorff, preparada para matarlo, pero su intento fue interrumpido por Steven. Ella luego escuchó a Ludendorff liberar algo del gas, matando a los ciudadanos de esa ciudad.

Sintiéndose devastada, Diana estaba angustiada de este evento y culpó a Steven por interferir con su intento de asesinato en Ludendorff pensando que la gente podría haber sido salvada con él ya estando muerto.[1]

Infiltración en la base de Ludendorff

""Por majestuosa que seas, no eres rival digna de mí."
"Ya lo veremos."
Erich Ludendorff y Diana Prince[fnt.]

Recibiendo una señal del Jefe, Diana se infiltró en la base de Ludendorff montada en un caballo. Ella llegó a su territorio e hizo frente a los soldados alemanes. Después llegó con el general Ludendorff y lucharon entre sí. Finalmente, cuando Luddendorff molesto le preguntó quién era, ella respondió que era Diana de Themyscira, hija Hipólita, antes de acabar con él. Pensando que asesinar a Ludendorff resolvería el problema, se confundió aún más cuando los soldados alemanes todavía cargaban las armas en el avión, pensando que la humanidad estaba dañada y que no merecían su ayuda.[1]

Batalla contra Ares

"Te equivocas sobre ellos. Son todo lo que dices, pero mucho más."
"¡Mentira! ¡Ellos no merecen tu protección!"
"No se trata de merecer, es sobre lo que crees y yo creo en el amor."
"¡Entonces yo voy a destruirte!"
―Diana Prince y Ares[fnt.]

Diana vio a Sir Patrick Morgan en la base, que se reveló a sí mismo como el verdadero Ares, y le contó de su plan para forjar un mundo sin humanidad al hacer que se destruyeran mutuamente. Ares le propuso a Diana que lo ayude a lograr su visión del paraíso, pero Diana se negó rápidamente, no queriendo matar a miles de millones de inocentes. Ares entonces la confrontó en un combate mientras que Steven y sus camaradas intentaban detener el avión que albergaba el gas mortal. Cuando su espada quedó destrozada, Diana se preocupó de que ya no podía vencerlo, pero Ares mencionó que la Mata Dioses no era la espada, sino ella misma.

Durante la pelea, Steven se acercó a Diana, quien no podía oírle hablar debido a una explosión que rompió temporalmente sus tímpanos. Steven, después de mucho hablar, salió y dejó a Diana con su reloj antes de abordar el avión que estaba despegando con el gas. Ares eventualmente refrenó a Diana, implorando que se rinda y se dé cuenta de lo inútil que era luchar. Diana observó el avión en el cielo mientras estaba clavada en el suelo y miró con horror como Steven se sacrificó explotándolo para salvar miles de millones de vidas.

Enfurecida, Diana se liberó y comenzó a atacar a las tropas restantes alemanas. Ares intentó manipular a la desesperada guerrera presentándola con la Doctora Veneno, diciendo que debía matarla, como representaba lo peor de la humanidad y el mal que podía poseer como le predijo a Zeus y a los otros Dioses del Olimpo.

Diana levantó un tanque listo para aplastar a la Doctora Veneno con él, pero dudó cuando pensó en el amor y compasión que Steven trajo a su vida, como se dio cuenta de que él profesó su amor por ella antes de morir. Dejando caer el tanque, Diana dejó a la Doctora Veneno. Ares cuestionó su decisión, con Diana diciendo que mientras la humanidad podía ser culpable de los peores crímenes, ella aprendió que también era posible que dieran mucho más: el amor desenfrenado y la compasión. Ares una vez más peleó contra Diana, quien lo derrotó al usar sus poderes como la "Mata Dioses" al volar Ares con poderoso rayo. Los soldados, libres de la corrupción de Ares, detuvieron su lucha y la guerra terminó poco después.[1]

Volviendo a Londres

Regresando a Londres, donde la gente estaba celebrando el final de la guerra, Diana encontró un monumento conmemorativo con fotos de soldados fallecidos que lucharon en la guerra, con Steven Trevor estando entre ellos. Diana cariñosamente acarició el cuadro de Steven antes de cerrar los ojos para contemplar como el mundo estaba en paz una vez más.[1]

Un siglo de horrores

A pesar de ayudar a ganar la guerra, derrotando a Ares y aún amando a la humanidad, Diana aún permaneció sobria, emocionalmente rota, psicológicamente marcada y devastada por no haber sido capaz de salvar el pueblo Belga de la Doctora Veneno, así como a su amado Steven Trevor. Más aún, en los años siguientes, Diana fue testigo de un "siglo de horrores", como la Segunda Guerra Mundial, la Guerra Fría, el Fascismo, el Comunismo, el despliegue de armas nucleares, las revoluciones, la guerra geopolítica, los genocidios, las guerras criminales, etc. Y debido a que todo esto ocurrió sin que Ares estuviera allí para propagar la corrupción, Diana casi completamente perdió la fe en la humanidad, llegando a creer que el hombre "creó un mundo donde estar unidos es imposible". Como tal, Diana dejó de ser superheroína por casi cien años.

En algún momento de este siglo, Diana reemplazó su espada destruida por la Espada de Atenea, se trasladó a Francia y se convirtió en una comerciante profesional de antigüedades, con el Museo de Louvre en algún momento empleándola como la Conservadora del Departamento de Antigüedades.[1]

Capturando a Skipknot

Ochenta y cuatro años después, Diana salió brevemente de su heroico exilio. Ella se vio obligada a luchar contra el asesino y ladrón Slipknot, a quien ella sin esfuerzo derrotó y dejó que fuera arrestado por el FBI. Ella había decidido combatirlo al ver la crueldad conocida de Slipknot hacia las mujeres, y por lo tanto quería que él fuera a la justicia.[2]

Planes Lex Luthor

Archivos de Lex Luthor

Después de examinar la foto de la Mujer Maravilla y Steven Trevor tomada en 1918 tras la Primera Guerra Mundial en Bélgica, Lex Luthor utilizó un software de reconocimiento facial para deducir que la gran guerrera amazónico seguía viva, y se escondía bajo el alias de "Diana Prince", que trabajaba como comerciante de antigüedades en el Museo del Louvre, y obtuvo imágenes de Diana en París, Francia, saliendo de un taxi para entrar en una tienda, con ropa de civil.[3]

Celebración de LexCorp

"Prometeo nos eligió a nosotros, y frustró el plan de Zeus de destruir a la humanidad, y por eso recibió un rayo. ¡Chum! eso fue injusto."
Alexander Luthor Jr.[fnt.]

Diana se dio cuenta de que estaba siendo vigilada por Lex Luthor, quien estaba haciendo lo posible para saber y aprender más acerca de ella. Al descubrir que Luthor tenía su fotografía del año 1918, decidió buscarlo, ya que eso ponía en peligro revelar su identidad como una ser inmortal.

En un intento de recuperar la foto, Diana asistió a un evento de caridad organizado por Lex, al cual también asistieron Bruce Wayne y Clark Kent. Durante un discurso, Lex narró como Zeus castigó cruelmente al titán Prometeo por elegir a la humanidad y frustrar sus planes, para gran consternación de Diana. Más adelante, ella robó un dispositivo de pirateo perteneciente a Bruce, que también estaba investigando a Lex. Diana logró salir de la fiesta, y se subió a un auto antes que Bruce la alcanzara. Diana intentó recuperar la foto, pero no lo consiguió, ya que los archivos de LexCorp poseían una encriptación de grado militar.[3]

Confrontada por Bruce Wayne

"¿Sabes? con ese vestido nueve de cada diez hombres deben dejarte hacer lo que quieras."
"¿Y tú eres el décimo?"
"No. Diría que soy el primero en ver a través de ese velo de niña tonta. Tú no me conoces. Pero yo conozco a muchas como tú."
"No creo que jamás hayas conocido a una mujer como yo."
―Diana Prince y Bruce Wayne[fnt.]

Ella luego entró a un museo para examinar antiguos artefactos griegos, pero fue encontrada por Bruce Wayne, quien rápidamente le pidió devolverle su dispositivo y saber por qué se lo había robado. Diana sólo le dijo que estaba interesada en Lex porque él poseía una foto suya, sin embargo, no pudo recuperarla. Bruce intentó seducirla, pero ella con cierta cautela le dijo que ya había colocado el dispositivo en la guantera de su coche, y que no lo había robado, sino más bien tomado prestado.[3]

Descubierta

"Encontré tu fotografía. Pero no te pertenece... eres tú. ¿Quién eres? ¿Dónde has estado?"
Bruce Wayne a Diana Prince[fnt.]

Eventualmente, Bruce encontró la fotografía de Diana y Steve Trevor. Bruce contactó a Diana por internet cuando ella regresó a su apartamento para preguntarle quien era, al mismo tiempo le envío los archivos de otros Metahumanos que también fueron vigilados por Lex Luthor, entre ellos un velocista, un hombre con la capacidad de respirar bajo el agua, y un androide. Sorprendida, Diana rápidamente empacó sus cosas para irse, puesto que Bruce descubrió su verdadera identidad.[3]

Retornando como Mujer Maravilla

Decisión

"Disculpe, disculpe. ¿Srita Prince?"
―Una azafata a Diana Prince[fnt.]

Suponiendo que todo lo que había construido durante un siglo estaba en peligro, Diana abordó un avión para dejar Metrópolis. Antes del despegue, se reportaron noticias en todo el país sobre la aparición de Doomsday, una criatura mutante que desataba el caos en Metrópolis. Como ella se sentía culpable de no hacer nada por vencer a la bestia, Diana abandonó el vuelo, y se envolvió en su armadura de la Mujer Maravilla antes de partir a Ciudad Gótica para ayudar a Batman y Superman.[3]

Batalla contra Doomsday

"Esta cosa, esta criatura, parece alimentarse de energía."
"Está cosa, viene de otro mundo. Mi mundo."
"Ya maté cosas de otros mundos."
―Mujer Maravilla y Superman[fnt.]

Al momento de llegar, la Mujer Maravilla inmediatamente salvó a Batman de recibir la visión de calor de Doomsday, la cual desvió con sus Brazaletes de sumisión. La trinidad de héroes se detuvo para dejar en claro que debían acabar con la bestia juntos. A continuación, ella y Superman atacaron conjuntamente a Doomsday, mientras que Batman trataba de lanzarle una granada con polvo de kryptonita. Sin embargo, por más esfuerzo que hacían para vencerlo, Doomsday se seguía fortaleciendo hasta llegar al punto de destruir aún más Ciudad Gótica.

Posteriormente, Superman fue en busca del Arpón con Kryptonita con el fin de matar a Doomsday, quien luego confrontó a Batman, pero éste apenas podía esquivar algunos de sus ataques. Finalmente, la Mujer Maravilla se encargó de darle batalla sin ayuda, aunque luego tuvo que usar el lazo de la verdad para contenerlo y evitar que él siguiese destruyendo cosas, con Batman lanzándole su última granada con polvo de kryptonita para debilitarlo. Superman, al obtener el arma necesaria para vencer a la bestia, se sacrificó metiendo la lanza lo más que pudo dentro del cuerpo de Doomsday, que también lo estaba apuñalando, dando como resultado, la muerte de ambos.

Esta acción entristeció a Batman, y éste último le entregó el cuerpo sin vida de Superman a la Mujer Maravilla, quien lo colocó en el suelo. Ella también vio a la novia de Superman, Lois Lane, acercarse, y llorar por la pérdida de su amado. Batman y la Mujer Maravilla la acompañaron en su dolor para lamentar su muerte.[3]

Funeral de Clark Kent

"Los otros cómo yo ¿por qué dices que tendrán que pelear?"
"Una corazonada."
―Diana Prince y Bruce Wayne[fnt.]

Diana se enteró de que el responsable de la creación de DoomsdayLex Luthor, fue encarcelado, y ella podía confiar en que Bruce mantuviera su identidad en secreto. Ellos asistieron al funeral de Clark Kent en Smallville, ahí Bruce le expresó a Diana su culpabilidad y remordimiento por sus crímenes contra Superman, por lo que él le pidió a ella ayuda para encontrar al resto de los Metahumanos ocultos con el fin de unir fuerzas y formar un equipo que pueda hacer frente a futuras amenazas en el mundo, todo en honor al heroico sacrificio de Superman. Diana le explicó que hace cien años se había apartado de la humanidad, ya que el hombre había creado un mundo en el que estar unidos era imposible, Bruce, sin embargo, le dijo que el hombre aún era bueno, podía mejorar y tenía que hacerlo. Dicho esto, Diana le preguntó por qué planeaba formar el equipo, Bruce respondió que tenía una corazonada.[3]

Correspondencia de Bruce Wayne

Considerando la propuesta de Bruce, Diana volvió a su trabajo como Conservadora del Departamento de Antigüedades en el Museo del Louvre. Bruce finalmente le envió a Diana un paquete, que contenía la fotografía física de sí misma con el equipo de Steven Trevor. Esto hizo que ella recordara su niñez, el idealismo ingenuo, y todos los acontecimientos subsiguientes de la Primera Guerra Mundial. Recordando la creencia de Steven Trevor en ella, su muerte abnegada, así como cómo la muerte igualmente desinteresada de Superman le había recordado que era posible para las personas tener tanto el fenomenal poder piadoso de Ares, como la moral del sacrifico de Steven Trevor, Diana finalmente comenzó a recuperar la esperanza en lo que Bruce le había dicho durante su última reunión, y le mandó un agradecimiento por correo electrónico. Diana enseguida se puso su armadura de la Mujer Maravilla, lista para volver oficialmente como superheroína después de oír un disturbio en la distancia de París, ella entonces saltó desde el techo del Museo del Louvre en el atardecer.[1]

Personalidad

Diana es una persona muy amable, amorosa, compasiva y de carácter fuerte, quien, aunque inicialmente era algo ingenua, se ha vuelto más sabia a través de su tiempo en el "Mundo del hombre". Diana es abiertamente igualitaria, lucha por lo que cree y, en general, por la mejoría de la humanidad a través del amor y la comprensión mutua, tal como le enseñaron su madre y las amazonas. Al crecer, Diana también demostró ser testaruda y decidida en hacer lo que quería, como entrenar en combate cuerpo a cuerpo bajo la tutela de su tía Antiope a pesar de que su madre lo prohibió inicialmente. De esta manera ella es bastante terca; Si cree que algo es lo correcto, lo hará, como lo demuestra su intento de dejar a Themyscira sin permiso y la insistencia de asistir a la gala de Ludendorff a pesar de que Steven Trevor le dijo que no lo hiciera. Sin embargo, junto con su amabilidad y compasión, Diana también era una idealista muy ingenua cuando llegó por primera vez al "Mundo del hombre", creyendo ciegamente que Ares corrompía a todos los hombres y que las potencias centrales de la Primera Guerra Mundial, y que simplemente estos abandonarían su lado oscuro si ella mataba al Dios de la Guerra. Esta ingenuidad ciega también se tradujo en indignación explícita cada vez que fue tratada con falta de respeto debido a su condición de mujer, como cuando los miembros de la Oficina de Guerra la ignoraron. Junto a esto, Diana también expresó sus opiniones sin rodeos a su llegada, como cuando percibió que el trabajo de Etta Candy como secretaria de Steve Trevor era similar a la esclavitud. Sin embargo, a pesar de su franqueza y comportamiento, Diana se mantuvo solidaria y compasiva, como lo demostró su relación inicialmente difícil con Charlie y su disposición a entrar en la "tierra de nadie" para salvar una aldea.[1]

Al final de la guerra, Diana comenzó a perder la fe tanto en la humanidad como en ella misma después de que Ares le abriera los ojos al mal de la humanidad. Si bien todavía creía en el poder del amor y la compasión para cambiar a la humanidad para mejor, Diana se quedó emocionalmente afectada por ciertos eventos de la guerra, como el uso del gas del Dr. Poison para masacrar a toda una aldea, y la muerte de Steve Trevor.[1] Después de presenciar un "siglo de horrores", Diana se alejó en gran medida de los heroicos, pero a pesar de esto, finalmente no pudo dejar de cuidar y proteger a la humanidad, ya que continuó luchando por el bien. Al presenciar la destrucción causada por Doomsday, Diana se unió para luchar contra él junto a Batman y Superman. Después de presenciar el sacrificio de Superman para detener al monstruo, y después de la apelación de Bruce a su creencia subyacente en el bien inherente de la humanidad al enviarle la fotografía original de ella y sus amigos, Diana una vez más creyó en el bien; demostrando que a pesar de lo mucho que la humanidad había fallado, ella todavía tenía una creencia subyacente en sus propios valores centrales y el efecto positivo que los verdaderos héroes pueden tener en el mundo.[3]

Tal vez debido a su origen amazónico, Diana respeta mucho a otros guerreros nobles, como se evidencia cuando asistió al funeral de Superman en Smallville y habló de cómo había sido mucho más que un soldado. Como resultado de su gran respeto póstumo, ella estaba, por lo tanto, más que dispuesta a ayudar a Batman a honrar la heroica muerte de Superman, ayudando a reunir a los metahumanos de los archivos de Lex Luthor para formar un equipo de superhéroes para proteger al mundo del inminente invasor alienígena.[3]

Además, Diana parece tener en alta estima a los miembros de su familia. Además del respeto que siente por su madre y su tía, también mostró que tenía a su padre Zeus en la misma alta estima, ya que se mostró visiblemente enojada cuando Lex Luthor se refirió a Zeus en malas formas mientras mencionaba la historia del Titán Prometeo durante su discurso.[3]

Poderes y habilidades

Poderes

  • Fisiología híbrida: Debido a su herencia, parte Amazona parte Diosa Olímpica, Diana posee una serie de habilidades sobrehumanas y poderes sobrenaturales que la convierten en uno de los seres más poderosos del universo. Diana es la segunda miembro más poderosa de la Liga de la Justicia, solo superada por el alienígena Superman. El poder de Diana es tan grande que le permitió matar al dios Ares.[1]
    • Fuerza sobrehumana: Diana es la más fuerte de Themyscira, poseyendo una gran fuerza sobrehumana, de la cual sus límites por ahora son desconocidos. Ella es capaz de superar fácilmente seres de menor poder como otras Amazonas, humanos y Parademonios, e igualar seres más fuertes como Ares, Doomsday y Superman.
    • Durabilidad sobrehumana: A pesar de que no es a prueba de balas, Diana es increíblemente duradera ante los ataques, como golpes de oponentes sobrehumanos, venenos, toxinas, explosiones de energía y golpes directos de los relámpagos de Ares.
    • Velocidad sobrehumana: Diana puede moverse a velocidades inhumanas. Pudo llegar desde el aeropuerto de Metrópolis al puerto de Ciudad Gótica en minutos después de ver Doomsday en televisión. Ella fue lo suficientemente rápida como para levantarse de su asiento, desarmar a un hombre de su arma y arrojarlo a través de una habitación en segundos; dejar la recaudación de fondos de Lex Luthor antes de que Bruce lograra alcanzarla; salvar a Batman del ataque térmico de Doomsday; e instantáneamente usar su espada para cortar en el aire un auto que Doomsday le arrojó. De hecho, Diana apareció como una mancha borrosa cuando volvió a atacar en Doomsday después de ser golpeada por él.[1][3] También era capaz de asestar varios golpes a Superman, a pesar de que era superada por el alienígena.
    • Agilidad sobrehumana: Diana posee naturalmente mayor agilidad, destreza, equilibrio y coordinación corporal que la de un ser humano normal. Ella es capaz de saltar grandes y largas distancias sin ningún problema, como cuando saltó a través de un campo entero mientras luchaba contra Doomsday.[3]
    • Resistencia sobrehumana: La musculatura avanzada de Diana es considerablemente más eficiente que el de los humanos y otras Amazonas. Como resultado, sus músculos no producen prácticamente toxinas de fatiga durante la actividad física en comparación con la de los humanos y la mayoría de los demás miembros de su raza. Su resistencia casi inagotable le permite esforzarse en su máxima capacidad durante un periodo indefinido de tiempo sin cansarse en absoluto.[3]
    • Reflejos sobrehumanos: Diana posee unos reflejos casi inigualables. Cuando un soldado alemán disparó su arma más allá de ella, pudo percibir la bala como si se moviera en cámara lenta. Repetidamente usó esta habilidad para desviar balas con sus brazaletes y bloquear los golpes de sus oponentes con facilidad.[1] Cien años después, los reflejos de Diana mejoraron aún más, hasta el punto de que fue capaz de bloquear todos los disparos rápidos de una ametralladora de un terrorista británico con sus brazaletes, dejando a la gente parada detrás de ella ilesas. Cuando dejó caer su espada en mitad de la batalla con Parademonios, Diana pudo percibir que Flash se acercaba rápidamente hacia su arma caída y, por lo tanto, extendió su mano mientras él le devolvía la espada.
    • Sentidos sobrehumanos: Diana, debido a su fisiología amazónica, tiene todos sus sentidos mejorados de forma sobrehumana, al igual que los de Superman.
    • Factor de curación acelerado: Debido a su fisiología amazónica, Diana puede curarse de las heridas a tasas considerables. Esto compensa su vulnerabilidad a objetos afilados y balas. Durante el ataque de los alemanes contra Themyscira durante la Primera Guerra Mundial, Diana sufrió una herida en el hombro que, incluso con la mayor parte de su poder suprimido, se había curado por completo unas horas después.[1]
    • Longevidad: Diana, debido a su fisiología amazónica, puede vivir durante la eternidad sin envejecer visiblemente. Sin embargo, todavía puede morir si es herida de gravedad.[1]
    • Generación de energía: Diana, al chocar sus brazaletes entre ellos, puede generar ondas de choque de energía divina, lo suficientemente fuerte como para empujar a Doomsday hacia atrás.[3] Al máximo potencial, Diana es capaz de generar esta energía de su cuerpo para detener varias dagas de tierra que Ares le lanzó y enviar a la vez al Dios de la Guerra a volar lejos de ella.[1]
    • Manipulación de la electricidad: Diana, como la hija de Zeus, tiene cierto grado de poder sobre los rayos. Como cuando Ares le disparó varios rayos, ella los atrapó, absorbió y luego redirigió los enormes rayos hacia el Dios de la Guerra, matándolo.[1]
    • Levitación: Diana posee la capacidad de desafiar temporalmente la gravedad y flotar en el aire, aunque no es tan avanzado como el poder de vuelo de un Kryptoniano. Mientras derrotaba a Ares, saltó al aire y flotó por unos segundos, antes de flotar suavemente hacia el suelo.[1]

Habilidades

  • Maestra combatiente: Debido a su entrenamiento desde niña, Diana es la mayor combatiente de Themyscira y una de las mejores combatientes del universo. Ella es una maestra de una gran variedad de artes marciales únicas amazónicas, así como experta en la mayoría de los tipos de armas cuerpo a cuerpo, aunque usa con mayor frecuencia sus brazaletes, lazo, espada y escudo. Ella tiene siglos de experiencia en combate, afirmando haber matado a varios seres de "otros mundos", que incluye incluso al temible Dios de la Guerra, Ares. Su habilidad en combate incluso le permite luchar contra seres mucho más poderosos que ella, como Doomsday, Steppenwolf o Superman.
  • Uso de la espada: Diana ha sido entrenada en escrima, con siglos de experiencia empuñando sus dos espadas en muchas batallas, incluida la Primera Guerra Mundial. Por lo tanto, logró derrotar a los soldados enemigos con su espada incluso mientras estaba a caballo, cortar instantáneamente en el aire un automóvil que Doomsday le arrojó y luego hacer lo mismo con una enorme pieza de escombros arrojada por Superman, así como cortar uno de los brazos de Doomsday.
  • Uso del lazo: Diana es extremadamente hábil en el uso de su lazo mágico en batalla.
  • Arquera: Diana fue entrenada en tiro al arco por Antiope.
  • Experta distribuidora de antigüedades: Diana Prince es una comerciante de antigüedades extremadamente experimentada, con su tremendamente larga vida inmortal que le permitió acumular una inmensa cantidad de conocimiento sobre el tema, aunque, siendo una amazona con herencia de Olímpica, parece especializarse más en antigüedades grecorromanas.
  • Experta en conocimientos arcanos: Diana, como semidiosa diosa amazónica y experta en antigüedades, posee un inmenso conocimiento y habilidad para manejar artefactos místicos y arcanos, especialmente su Espada de Atenea y el Lazo de Hestia. Su conocimiento enciclopédico se demostró cuando Diana reaccionó con consternación al discurso de Lex Luthor, sabiendo cómo había cambiado la historia de los olímpicos con respecto a Zeus y Prometeo, cuando ella identificó instantáneamente un Parademonio, y cuando explicó la historia detrás de Steppenwolf y las 3 Cajas Madre para el resto de la Liga de la Justicia.
  • Omnilingüismo: Diana, como Amazona, tiene la capacidad de hablar, leer y comprender con fluidez todos los idiomas humanos (incluso los actualmente muertos, lo que le permite superar incluso a un políglota como Sameer), así como identificar instintivamente el nombre de un idioma al ver su forma escrita. Diana hasta ahora habla o lee inglés, francés, alemán, español, italiano, ruso, mandarín, chino, sumerio, griego antiguo, latín y turco otomano.

Relaciones

Familia

Aliados

Enemigos

Apariciones

En orden cronológico:

Detrás de escenas

  • Luego de haber obtenido el papel de Mujer Maravilla, Gal Gadot comenzó a entrenar kung Fu, kickboxing, esgrima, jiu-jitsu, y capoeira con el fin de estar físicamente preparada para interpretar a su personaje.
  • En una entrevista, Lynda Carter, la actriz que interpretó a la Mujer Maravilla en la serie de televisión de 1975, reveló haber quedado disgustada con el traje del personaje en Batman v Superman: Dawn of Justice, ya que, según ella, extrañaba los colores originales, rojo, blanco y azul.

Trivia

  • Esta versión de Diana se basó en los New 52, donde no fue creada por los dioses a partir de arcilla, sino que era hija directa de Zeus e Hipólita.
  • A diferencia de los cómics, Diana no tiene la capacidad de volar. Más bien, puede levitar brevemente, así como saltar a grandes distancias.
  • Durante la escena en la que Diana prueba el helado por primera vez en la estación de tren y menciona haber quedado fascinada por su sabor es una referencia a la misma escena en la calle donde Diana prueba el helado en Justice League, Vol. 2 # 3 de los New 52.

Referencias

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 1,16 1,17 1,18 1,19 1,20 1,21 Wonder Woman
  2. La Mujer Maravilla confronta a Slipknot - MovieWeb
  3. 3,00 3,01 3,02 3,03 3,04 3,05 3,06 3,07 3,08 3,09 3,10 3,11 3,12 3,13 Batman v Superman: Dawn of Justice

Enlaces externos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.